Embajadores es nombre de arroyo

Taller: Prácticas artísticas para la investigación y visibilización de la memoria natural en contextos urbanos.


Exposición Madrid acuosa. CentroCentro. 2021. Foto: Manuel Jované


Históricamente y de manera sistemática, las ciudades han ocultado los sistemas naturales sobre los que se asientan, han enterrado y modificado cursos fluviales, eliminado la vegetación silvestre, aplanado la topografía, extrayendo materiales y rellenando vaciados y vaguadas con escombros y residuos.

Estudio cartográfico de la evolución de la red hidrográfica en Madrid. Elaboración propia.


El origen de cualquier ciudad está íntimamente ligada al agua, a la posibilidad de abastecer a su población con agua potable. En el caso de Mayrit la presencia de abundantes aguas subterráneas y su captación mediante viajes de agua hizo posible el suministro de agua a la ciudad durante cerca de 1.000 años. En un comienzo, el territorio estaba recorrido una densa red de arroyos, algunos de ellos de carácter temporal, que a medida que la ciudad crecía se vieron severamente degradados y fueron despareciendo en favor de una ciudad más higiénica, manejable y controlable. Es posible percibir la densidad de la red hidrológica en los grandes espacios no urbanizados de la ciudad, especialmente en el Pardo. Al desaparecer estos arroyos y extenderse la urbanización, también desparecen las dinámicas de carga y descarga de los acuíferos existentes en la ciudad vinculados a los viajes de agua y a un sistema de abastecimiento hiperlocal, también desaparecen los ecosistemas y la vida asociadas a estos cursos fluviales.


Plano parcelario del Instituto Geográfico y Estadístico. 1879. Fuente: IGN


Ya no están, pero han dejado múltiples rastros en la ciudad actual, permanecen en la memoria de aquellas que los vivieron y están registrados en callejeros, pinturas, textos, fotografías y en cartografías históricas. Las cuencas hidrológicas de estos arroyos desaparecen y son sustituidas por sistemas de saneamiento optimizados por la ingeniería, pero el agua de lluvia que los nutrían sigue cayendo, aunque cada vez con menor frecuencia y en episodios más intentos. Esta manera de gestionar los recursos hidrológicos parece que ha llegado a su fin y cada vez son más las iniciativas que buscan sino revertir las decisiones en su totalidad si cambiar enfoques para mejorar la calidad ambiental de la red hidrológica y recuperar, aunque sea simbólicamente, el patrimonio hidráulico.


Paseo organizado por Caminar el Agua en relación a al expo Madrid acuosa. 2021. Foto: @orejacaliente


En los últimos años y en compañía de múltiples colaboradores, como Caminar El Agua, he desarrollado una investigación informal sobre la memoria natural de Madrid en la que me he encontrado con este rico patrimonio. Se trata de una investigación construida a partir de pequeños proyectos periféricos en los que la hibridación entre conocimiento técnico y prácticas artísticas han jugado un papel muy importante y se han consolidado como una forma de abordar esta búsqueda. Una fórmula que permite cuestionar, debatir, emocionar e imaginar otras maneras de relacionarnos, que busca soñar con otras formas de construir ciudad y de co-habitar con otros seres y agencias. Como resultado de esta investigación nace Madrid acuosa, una iniciativa que busca la reconexión emocional de la ciudad y el agua.


Aguas Ocultas, Aguas Olvidadas. 2019. Con Nick Millar y Minty Donald


Es una iniciativa abierta tiene la vocación de compartir hallazgos y metodologías, quiere hacer público el rico patrimonio hidrológico de la ciudad. Es un trabajo en constante desarrollo que se nutre de prácticas diversas y se materializa en formatos variados: charlas, paseos, talleres, publicaciones, cartografías y exposiciones.


Sendas Acuosas. Fuencarral. 2021. Con Ciudad Huerto


Como parte de esta investigación y esta manera de trabajar se propone el taller “Embajadores es nombre de arroyo” que se desarrollará a finales de octubre, los días 25, 26 y 28, en La Casa Encendida (LCE). Durante las diferentes sesiones haremos una investigación colectiva sobre el pasado hidrológico de la ciudad centrándonos en el entorno de LCE. Consultaremos diferentes fuentes documentales, cartográficas, literarias y fotográficas, así como prácticas artísticas contemporáneas que nos servirán como inspiración pensar una acción de visibilización que llevaremos a cabo el último día del curso en el espacio público.