• Daniel Díaz Alba

Historia hundida: la Catedral de los Peces y los habitantes de Campoo-Los Valles

En España durante el siglo XX se construyeron muchos embalses, provocando que numerosos pueblos quedaran bajo decenas de metros de agua, preservando bajo ellas la historia de sus habitantes, sus calles y sus monumentos. Pero la desgracia a veces da lugar a algo de esperanza, por ello son muchos los pueblos alrededor del mundo que decidieron mantener parte de su patrimonio histórico a pesar de desaparecer bajo el agua.


Catedral de los Peces. Fuente: Desde La Cuna de Iberia. En Europa. @surdecantabria

Un caso muy particular lo encontramos en la preciosa zona de Valderredible, la comúnmente conocida como Cantabria castellana, donde los parajes típicos de meseta con extensas superficies llanas en altura, sustituyen a los valles verdes en forma de “V” cubiertos por prados de siega y extensos bosques de hoja caduca.


La Torre de la Iglesia de San Roque, popularmente conocida como La Catedral de los Peces, emerge sobre las aguas del embalse del Ebro recordando a sus visitantes que en antaño bajo esas aguas se encontraba el pueblo de Villanueva.



Con la construcción del embalse, entre los años 1921 y 1945, pueblos de la comarca, como Medianedo, La Magdalena y Quintanilla, desaparecieron bajo sus aguas. La mayoría de los habitantes de estos pueblos recibieron, décadas después, compensaciones que en aquel entonces fueron consideradas insuficientes.


La Asociación Desarrollo Territorial Campoo-Los Valles, una entidad que fomenta el desarrollo rural a partir del turismo, la protección de la naturaleza y el capital social, creó un vídeo en el que ofrece más información sobre el impacto de la construcción de este embalse.


Fabricas en la zona de Campoo-Los Valles antes del embalse del Ebro. Fuente: ADT Campoo-Los Valles
Presten atención señores, niños y ancianos que les vamos a contar las desgracias del pantano. En 1920 empezó su construcción como todos sabemos la desgracia de Campoo

Esta copla, que recuerda una de las personas entrevistadas en el vídeo, nos muestra el cambio de vida que sufrieron los habitantes de estos pueblos cuando construyeron el embalse del Ebro.


Este emblemático embalse fue diseñado por el Dr. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, D. Manuel Lorenzo Pardo, con la idea de almacenar agua para utilizarla en los momentos de sequía, para abastecer de agua los campos de regadío en la zonas de Aragón y La Rioja. Sin embargo, nunca se llegó a realizar el plan tal y como Lorenzo Pardo tenía pensado. Inicialmente, el doctor propuso crear una zona ribereña, un servicio regular de lanchas, el tren de la Robla con un ramal a Reinosa y nuevas industrias.


Obreros durante la construcción de la presa del Ebro en Arroyo. Fuente: ADT Campoo-Los Valles
“Ya empieza a subir el agua sin cobardía y sin miedo, arrasando a su paso todo lo que mas valía. Ay mi pueblo querido y toda mi vecindad, me despido llorando, no sé dónde iré a parar… “

A principios de los años 20, se cedieron los terrenos a la Confederación Hidrográfica del Ebro para el comienzo de las obras. Hasta después de la Guerra Civil no se comenzó a construir de manera continua. Las personas que trabajaron en la construcción fueron presos políticos que vivían en barracones por la zona de Arroyo, tal y como narran los antiguos habitantes de los pueblos hundidos.


El 24 de marzo de 1947 se emitió un comunicado en el que se avisaba a los vecinos de que se cerrarían las compuertas del pantano para comenzar a embalsar el agua. El único puente que conectaba las orillas del embalse se derrumbó antes de ser inaugurado. Dicho puente era conocido como “El puente de Noguerol”, que se construyó para conectar La Población de Yuso con Arija.



Puente del Noguerol durante su construcción. Fuente: ADT Campoo-Los Valles.

Puente del Noguerol en la actualidad. Fuente: ADT Campoo-Los Valles.

Una vez embalsada el agua, el único superviviente fue la Torre de la Iglesia de San Roque, un lugar emblemático a orillas de este histórico pantano. Caminar por sus alrededores e imaginar la historia que existía bajo sus frías aguas invita a pensar y valorar el poder que tiene el agua y por qué gira todo entorno a este recurso.

Iglesia de San Roque. Fuente: ADT Campoo-Los Valles

El paisaje y las aguas que rodean el Embalse del Ebro invitan a pasear y contemplar, realizar algunas paradas en sus monumentos históricos, como el Puente del Noguerol, la Catedral de los Peces, entre otros lugares.


Además, tenemos dos senderos para “Caminar el Agua” y contemplar la fauna y flora que rodea este embalse en familia, con amigos o en solitario. Estos dos senderos son el PR-S 79 Sendero Embalse del Ebro – Ramal Sur y el PR-S 78 Sendero Embalse del Ebro – Ramal Norte.


Para más información sobre los senderos la ADT Campoo-Los Valles cuenta con un visor en el que podremos encontrar los accesos, el recorrido y las zonas a visitar, mientras caminamos por la orilla del embalse.


De obligada visita para los caminantes que deseen contemplar la naturaleza reciente de este embalse, es la Península de la Lastra. Esta formación, surgida con la construcción del embalse, ocupa 700 hectáreas de prados verdes y terrenos parcialmente boscosos. Es un lugar idóneo para observar avifauna que habita en el humedal del pantano, pudiéndose observar sobre todo milanos y cigüeñas.



Saliendo de los dominios del agua embalsada, aguas abajo del embalse del Ebro, en Arroyo, podemos caminar y contemplar las maravillas del ZEC río y Embalse del Ebro integrado en la Red Natura 2000. El río Ebro, aguas abajo del embalse, fluye encajado en hoces sombrías y repletas de bosques caducifolios mezclados con pinares. Las saucedas, alisedas y choperas rodean las orillas repletas de insectos, nutrias y desmán ibérico.


Río Ebro aguas abajo del Embalse del Ebro. Imagen propia.

Os animo a que exploréis los rincones escondidos de este paraje donde sus paisajes, sus monumentos y su río son la seña de identidad de sus gentes, la cultura y la historia de este enclave cántabro tan desconocido como apasionante.


Y vosotros que opináis, ¿os animáis a caminar sus aguas?



Síguenos:

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube

C/José Antonio Novais 12, 28040, Madrid

+34 625 950 235

© 2020 Caminar El Agua